MARN autoriza cacería de Pato cormorán

LA CACERÍA DEPORTIVA se realiza desde 1996 en la zona del Humedal Cerrón Grande, en otros sitios antes.

Por: Lissette Ábrego

Por primera vez en el país, las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) han incluido a la especie pato cormorán (Pato Chancho), en la lista de aves que se pueden cazar en la próxima temporada de cacería deportiva que se abre hoy y culmina el 30 de septiembre de 2011, a nivel nacional.

Su inclusión en la lista forma parte de las medidas que dicha entidad adoptó recientemente para regular la cantidad de animales de esta especie que hay en los distintos espejos de agua del país, en los cuales se han reproducido de forma descontrolada y están causando problemas a los pescadores, especialmente a los del Humedal del Cerrón Grande.

Néstor Herrera, gerente de la Unidad de Vida Silvestre del MARN, indicó que tras conocer la problemática de boca de los afectados, decidieron, en abril pasado, llevar a cabo un estudio de 10 meses en la zona, para determinar los mecanismo a poner en práctica para ayudar a los pescadores.

Desde entonces, han transcurrido seis meses, tiempo en el cual han desarrollado tareas como: capturar y matar a 179 patos chanco para hacerles análisis y conocer qué tipo y cantidad promedio de peces ingieren, además de visitar los sitios de anidación y hacer un conteo de éstos. Los últimos datos recolectados revelaron que sólo en el humedal del Cerrón Grande hay un aproximado de 30 mil ejemplares.

“Han dicho que el Pato Chancho es el responsable de la pérdida en la pesquería, y en parte tienen razón. La investigación nos dice que los cormoranes podrían comer más de una libra de peces de distintas especies diarios. Hay especies (de peces) que no han salido una sola vez, puede ser que no les gusten o estén desapareciendo”, detalló Herrera.

De acuerdo con los expertos y haciendo la relación entre los datos del estudio y las quejas de los pescadores, se estima que estos animales consumen el 35 por ciento de los peces que genera al año el humedal, lo que en términos económicos se traduce en una pérdida de 1.4 millones de dólares. La cantidad es justificada conforme al precio en el que los pescadores venden el producto a la orilla del humedal, no en plazas.

Manuel de Jesús Moreno, representante de la cooperativa La Perla, destacó que esta ave acuática les esta generando serias dificultades porque se come el producto que ellos podrían pescar.

Su opinión coincide con la de pescadores de la región, quienes afirmaron que cuando salen a realizar su faena, encuentran cormoranes devorando los peces.

Representantes de entidades como el Centro Nacional de Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura (Cendepesca), del Ministerio de Agricultura y Ganadería, la Fundación Ecológica Salvadoreña, Salvanatura, y la Fundación Prisma (que trabaja en la zona proporcionando asesoría a los pescadores), están de acuerdo en que se realice la cacería de este especie, pero de forma controlada.

Sonia Salaverría, directora de Cendepesca, y Elías Escobar, investigador de Prisma, coinciden en que la medida contribuirá, en parte, a solucionar la problemática que sufren los pescadores del humedal, quienes se quejan de no obtener el producto y, por ende, tener menos ganancias para sostener a sus familias.

“En la Bahía de Cádiz, España, cuatro mil patos generaban pérdidas de 400 mil euros anuales al sector pesquero”, detalló el investigador.

Al respecto, Oliver Komar, director de áreas técnicas de Salvanatura, agregó que aunque no han sido invitados a formar parte del procedimiento, consideran que la cacería del pato cormorán se puede aprovechar de manera sostenible, por lo que es importante que se establezca un monitoreo permanente, para que no se maten animales de forma indiscriminada.

“He visto censos que indican que hay una fuerte recuperación de la población de esta especie. Es importante que no se permita la cacería en las islas donde anidan, si no, las aves se van para otro sitio y se traslada el problema. El aumento de esta población se puede ver en cualquier parte”, enfatizó.

Según los expertos, en 1980 la especie era considerada en peligro de extinción; sin embargo, en los últimos 15 años se han multiplicado porque no tiene depredadores. Debido a que no hay otra forma de mermar su reproducción a corto plazo, dispusieron que sean cazados. Para ello los interesados cumplirán con los requisitos que impone el MARN.

Anuncios

Acerca de elsalvador.com

www.elsalvador.com El Diario de Hoy
Esta entrada fue publicada en Biodiversidad, El Salvador, Medio Ambiente, Política Ambiental y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s